Encontrar valor en su existencia

Encontrar valor en su existencia

Publicado el 25 de mayo de 2020

Por Deepak Chopra, MD

La crisis de COVID se está combatiendo en dos frentes, el médico y el económico, pero la mayoría de la gente está sufriendo psicológicamente. La palabra “existencial” rara vez surge en la vida cotidiana normal, pero la crisis ha creado todos los síntomas del temor existencial: una sensación de inutilidad, ansiedad por la condición humana y un profundo miedo a la muerte. Esto viene como una ocurrencia impactante, y si hay algo como la curación existencial, ahora es el momento para ello.

Las preguntas sobre la existencia desconciertan a la gente, y no parece haber ninguna razón para enfrentarlas hasta el último momento. Una de las razones por las que el libro de Elisabeth Kobler-Ross de 1969, “On Death and Dying”, fue aprovechado por millones de personas es que dibujó un mapa de dolor que mostraba a los pacientes moribundos que la inevitabilidad de la muerte al final no era aterradora. Las cinco etapas de dolor esbozadas por Kobler-Ross —negación, ira, depresión, negociación y aceptación— coinciden con lo que se ve en el cuidado de hospicio. La perspectiva de muerte para la mayoría de la gente conduce a la aceptación.

Pero hay una sexta etapa de duelo que se aplica en este momento: el significado. Los pacientes más afortunados van más allá de la aceptación para ver que sus vidas tenían un propósito, que la existencia es significativa, y por lo tanto que la muerte perdió su poder final, que es el miedo y el miedo. Esta es la curación que creo que debe ser abrazada ahora. Las muertes reales causadas por COVID-19 son superadas en número por los casos de miedo y temor que se experimentan a gran escala. De una forma u otra, todos hemos entrado en el proceso de duelo.

Hay dos caminos para llegar a la paz que viene cuando su vida es significativa. El primer camino es a través de la acción y el logro. Te basas en un propósito, y logras cumplirlo. Idealmente todo el mundo debería ser capaz de crear significado a través del trabajo que hacen, el servicio que ofrecen, el amor que comparten y el bien que logran. Pero durante el bloqueo, a menudo no hay salida para este camino. Nos encontramos pasivamente victimizados por un virus sin sentido que está logrando mucho más que sus víctimas humanas; es decir, su propósito en la vida, que es encontrar un huésped y multiplicarse, ha sido asombroso éxito.

Pero el segundo camino hacia una vida significativa no ha sido tocado por el virus, y nunca puede serlo. Este camino es de realización. Entras y descubres que estás sostenido por tu propio ser. En tu núcleo encuentras valor, no importa lo que hagas en la vida, y no importa qué amenazas externas te asalten. Este camino ha estado abierto para siempre, y su enseñanza ocupa las tradiciones espirituales del mundo tanto de Oriente como de Occidente. Nirvana, Moksha, liberación, el Reino de los Cielos en su interior, la paz que pasa por la comprensión: con cualquier nombre, el camino es esencialmente el mismo.

El problema es que hemos erigido barreras mentales que bloquean este camino, que debería ser el camino más fácil imaginable. Su mensaje es captado naturalmente por los niños: Tú estás aquí, y eso es suficiente. No hay necesidad de una peregrinación a un lugar santo, años en un retiro espiritual, largas inmersiones en silencio, o la proverbial cueva en el Himalaya. Lo único que hay que hacer es despertarte tan directamente como puedas, aquí y ahora. Entonces, ¿por qué no lo hacemos? No es como si faltase las enseñanzas de guías espirituales, maestros, videntes, sabios, avatares, gurús y santos. ¿Cuál es el problema?

Una vez que hagas esta pregunta, estás en camino a despertar. El miedo existencial es en realidad una creación mental. Escuchamos la voz del miedo en nuestras cabezas; dejamos que el miedo se convierta en una emoción a la que nos sentimos impotentes para oponernos; estamos adormecidas por la rutina cotidiana de la vida; no nos molestamos en ver por nosotros mismos; y tenemos un montón de objetivos deseables en mente que hacen que sea fácil evitar el viaje interior.

Si deja todo ese equipaje a un lado por un momento de claridad, verá claramente que la existencia nunca ha sido el problema. De hecho, es la solución. Cada momento de epifanía, revelación, presencia divina, paz interior, etc. tiene una sola fuente: la existencia. Tienes que estar aquí primero antes de que pueda pasar cualquier cosa, buena o mala. Entonces, ¿por qué no estar aquí? La mente pensante no puede estar aquí, porque está llena de una muestra de pensamientos, sentimientos y sensaciones. Sin embargo, estos deben tener una fuente, y la fuente no es un pensamiento, sentimiento o sensación.

La fuente es la existencia. La promesa espiritual, el bien que toda religión sostiene, es que hay una existencia “superior”. Pero esto también es una construcción mental. Existencia no es como un lujoso rascacielos que salva los mejores apartamentos para los pisos superiores. La existencia es el punto cero sólido, indestructible, eterno e inmutable en el que todo comienza. Simplemente por existir, a los seres humanos se les dan infinitas posibilidades en la vida. Eso por sí solo es la fuente de la vitalidad de la vida, así como de nuestra propia alegría, vida, creatividad, descubrimiento y evolución.

La verdadera promesa que todos debemos explorar es la siguiente: Ser es más significativo que hacer. La sanación definitiva, el fin de todo miedo, incluido el miedo a la muerte, está contenida en ese simple axioma. Ser es más significativo que hacer. Esta es la razón por la que el budismo engendró el concepto de no hacer. Siéntate en ti mismo, encuéntrate en silencio, aprecia el silencio y acepta la paz que forma parte de la existencia. No se puede crear la paz; sólo se puede descubrir.

Probamos cómo funciona la vida a través de nuestras experiencias. Las buenas experiencias nos animan a dar ánimos por estar vivos; las malas experiencias suscitan dudas, miedo, incertidumbre y depresión.

Así que la curación no puede venir de acumular más buenas experiencias hasta que tu cuenta bancaria esté llena de ellas. Las golosinas no hacen una buena vida. Sólo la vida hace una buena vida. Deshazte de todas tus experiencias temporalmente, en otras palabras, siéntate en silencio durante unos minutos. No sabrás quién eres realmente ni lo que significa tu vida hasta que te encuentres dentro. Lo que nos espera es la fusión de sí mismo, silencio, existencia y ser. En esta fusión está la respuesta al miedo y al miedo. Más importante aún, aquí es donde la vida finalmente comienza a significar todo lo que queremos que signifique.

Traducido por Fernando Vaccotti

Autor: Fernando Vaccotti

Consultor Privado. Experto en Seguridad Internacional. Security Consulting Services & Solutions. Consultor Experto en Seguridad WFP (Programa Mundial de Alimentos ONU). Soluciones en Seguridad Multidimensional. Pensando soluciones fuera de la caja. Out of box thinking.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .