Lo que la prevención y el tratamiento de la dependencia de sustancias nos pueden decir sobre cómo abordar el extremismo violento

Investigación del equipo de Rand Corporation, Rand.org

El odio, la violencia y su concurrencia, el extremismo violento, representan amenazas crecientes para la sociedad. Después de décadas de combatir el yihadismo global, Estados Unidos se enfrenta cada vez más al extremismo interno, en gran parte de quienes se identifican con movimientos políticos de extrema derecha. La prevalencia y la naturaleza de esta amenaza han llevado a centrarse en nuevos enfoques y marcos que van más allá del enfoque antiterrorista que ha dominado la batalla contra el yihadismo global.

Un enfoque que ha ganado cada vez más atención es la aplicación de un modelo de salud pública para comprender y contrarrestar el extremismo violento y sus efectos secundarios (Snair, Nicholson y Giammaria, 2017). Este enfoque busca comprender los impulsores demográficos, comunitarios y psicológicos del extremismo violento para ayudar a impulsar los esfuerzos de prevención e intervención. Muchos investigadores han pedido este enfoque (p. ej., Alcalá, Sharif y Samari, 2017; Bhui et al., 2012; Weine y Kansal, 2019).

En nuestro estudio de investigación de 2021, Extremismo violento en Estados Unidos: entrevistas con ex extremistas y sus familias sobre la radicalización y la desradicalización (Brown et al., 2021), nos llamó la atención cuántos de los ex extremistas con los que hablamos se sintieron atraídos por la radicalización. pensamientos ideológicos y anhelaban volver a comprometerse con los movimientos que abandonaron. Esto es a pesar de que saben que tales pensamientos y comportamientos son dañinos para ellos mismos y para los demás, y a pesar de querer separarse de sus actividades anteriores y vínculos sociales con grupos extremistas radicales.

No fuimos los primeros en hacer esta observación. En 2017, Simi y sus colegas analizaron un conjunto de datos de 89 ex supremacistas blancos estadounidenses y observaron una identidad e ideología supremacistas blancas «persistentes» que persistieron mucho después de la desvinculación de los grupos extremistas (Simi et al., 2017). Los investigadores observaron que esta identidad persistente y la ideología asociada pueden describirse como una adicción y pueden manifestarse en pensamientos, emociones y reacciones físicas extremistas no deseados e inducidos por la situación y, para algunos, pueden incluir una recaída en el comportamiento extremista.

Como investigadores que dedicamos nuestra formación de posgrado a estudiar el uso de sustancias y otros comportamientos autodestructivos (y que desde entonces hemos cambiado nuestro enfoque para estudiar el extremismo), encontramos mérito en esta hipótesis y vemos un extraño paralelismo entre el odio y la adicción. Desde nuestro punto de vista, los paralelos van más allá del retorno de pensamientos, sentimientos y comportamientos no deseados. En esta Perspectiva, revisamos la evidencia de la psicología, la neurociencia, la sociología y la salud pública que sugiere similitudes entre el extremismo y el abuso de sustancias. [1]

Nuestro objetivo no es sugerir que el uso de sustancias y el extremismo violento son lo mismo, sino usar las similitudes existentes como puntos de partida para buscar nuevas formas de prevenir el odio y la radicalización del extremismo violento y mejorar las intervenciones que pueden facilitar la retirada y la desradicalización. . Esta Perspectiva concluye revisando estas implicaciones.

Paralelos entre la dependencia de sustancias y el extremismo violento

Un creciente cuerpo de evidencia sugiere que la participación en el extremismo violento a menudo se parece mucho a la adicción a las sustancias para los involucrados y que estas similitudes experienciales probablemente estén respaldadas por vías neurobiológicas comunes (Simi et al., 2017). Esta superposición está respaldada por siete líneas principales de evidencia: (1) el papel de las señales condicionadas, (2) la neurobiología de la represalia vengativa, (3) el papel del estrés en los comportamientos compulsivos, (4) las características de las enfermedades crónicas, (5) ) comorbilidad psiquiátrica, (6) el papel de las relaciones sociales y (7) patrones en los determinantes geográficos.

1. El papel de las señales condicionadas

Las señales condicionadas son desencadenantes ambientales que crean un anhelo o un fuerte impulso para participar en un comportamiento que estuvo asociado, en algún momento, con una recompensa (Crombag et al., 2008; Pavlov, 1927). [2]La importancia de las señales condicionadas en el uso y la dependencia de sustancias se entiende bien a partir de modelos animales experimentales. Dichos estudios a menudo entrenan a los roedores para presionar una palanca a cambio de una infusión de sustancias psicoactivas, como cocaína u opiáceos, y luego extinguir ese comportamiento al dejar de ofrecer la recompensa de la droga. Estos estudios muestran que los animales reinician el comportamiento de búsqueda de drogas (p. ej., presionar la palanca) cuando están expuestos a «diferentes tipos de señales de drogas», como una luz que se combinó previamente con la autoadministración de sustancias (ver Crombag et al., 2008, para revisión). El mismo fenómeno se encuentra en estudios de humanos que exhiben dependencia de sustancias. Estos estudios muestran que las personas que reciben tratamiento por abuso de sustancias experimentan una mayor sensación de ansia por las drogas cuando se exponen a señales visuales asociadas con el uso anterior de drogas (Hyman et al., 2007). Otros estudios indican que los comportamientos de búsqueda de sustancias desencadenados por tales señales conducen a una recaída (Powell et al., 2010).

La evidencia de estudios de personas que han estado involucradas en movimientos extremistas violentos sugiere que las señales condicionadas juegan un papel importante en el extremismo radical. Simi et al. (2017) describieron una historia sobre uno de los participantes de su investigación, llamado Teddy, que veía imágenes de una bandera nazi mientras miraba una película y se le «ponía la piel de gallina» y volvía a experimentar «sentimientos y creencias anteriores relacionados con la supremacía blanca» (pág. . 1177). Tales experiencias no implican solo excitación fisiológica, lo que, sin duda, podría conducir a una mayor atracción o aversión hacia el extremismo. Los participantes en nuestro estudio de extremistas desradicalizados describieron sentirse retiradoshacia las causas en las que estuvieron involucrados anteriormente, por ejemplo, mientras observaban los disturbios y la violencia callejera relacionados con el asesinato de George Floyd en Minneapolis en mayo de 2020 (Brown et al., 2021). No es difícil imaginar que tales señales podrían hacer que algunas personas recaigan en viejos patrones de comportamiento o incluso que se reincorporen a grupos extremistas.

2. La neurobiología de las represalias vengativas

Los modelos neurobiológicos recientes de agravios percibidos indican que participar en represalias vengativas comparte propiedades con el uso, el abuso y la dependencia de sustancias, así como con otras adicciones conductuales, como las adicciones al sexo y al juego (Stahl, 2015). Al igual que con la dependencia de sustancias (McLellan et al., 2000), la arquitectura neural que subyace al impulso de la retribución vengativa incluye el núcleo accumbens y el cuerpo estriado dorsal y las vías dopaminérgicas en estas y otras partes del cerebro que responden a la recompensa (Kimmel y Rowe, 2020). ).

Al igual que con los antojos que están vinculados a sustancias y ciclos de habitación y dependencia, la represalia vengativa puede convertirse en un impulso devorador que solo se sacia (temporalmente) al tomar una acción para crear daño en la fuente percibida de ese agravio. El proceso adictivo inherente a este ciclo de avidez y deseo de saciedad puede pasar gradualmente de procesos de recompensa dirigidos a objetivos que se centran en infligir daño a un enemigo a comportamientos compulsivos que están vinculados con el estímulo (queja) en sí. Como resultado, la participación en pensamientos y actividades extremistas radicales rápidamente puede convertirse en un hábito y auto-reforzamiento (Stahl, 2015).

3. El papel del estrés en los comportamientos compulsivos

Los estudios de adicción que utilizan modelos animales no humanos han demostrado que el estrés conduce a la activación del ansia y el uso de drogas. Por ejemplo, se ha demostrado que los roedores restablecen constantemente el comportamiento de búsqueda de drogas extinguido previamente cuando se exponen al estrés. También se ha demostrado que el estrés desencadena ansias de drogas y recaídas en humanos (Hyman et al., 2007; véase Sinha, 2007, para una revisión).

Simi et al. (2017) destacaron el posible papel del estrés en la mediación de la recaída en el extremismo violento. Por ejemplo, los autores detallaron una «situación irritante pero relativamente mundana» en la que un ex supremacista blanco discutió con un cajero de ascendencia latina en un restaurante de comida rápida (Simi et al., 2017, p. 12). El ex supremacista blanco sintió que el cajero estaba haciendo acusaciones infundadas e ignorando la solicitud del ex extremista de una nueva comida. La persona se molestó tanto que comenzó a maldecir a la cajera, a gritar «poder blanco» y a hacerle el saludo nazi. Esta persona se arrepintió del comportamiento más tarde y sintió subjetivamente que estaba «fuera de control» de su comportamiento en ese momento, una experiencia que también han informado los adictos en recuperación. En ese momento, sin embargo, volver a viejos comportamientos y (temporalmente) a una vieja ideología permitió a la ex extremista volver a una época en la que se sentía poderosa. En este caso, el desencadenante ambiental agudo de la recaída en el extremismo implicó sentirse ignorado o impotente, una señal que parece importante para la radicalización en general (Hales y Williams, 2018). Nuestro estudio y otros han señalado que sentirse socialmente marginado es una parte importante del proceso de radicalización (Brown et al., 2021).

4. Características de la enfermedad crónica

Las conceptualizaciones actuales de la dependencia de sustancias como una enfermedad crónica se basan en la evidencia de que las características clave de la adicción son similares a las de otras afecciones crónicas, como la diabetes, el asma y la hipertensión; por ejemplo, todas son afecciones progresivas a largo plazo que persisten a lo largo del tiempo. vida (McLellan et al., 2000). Al igual que otras enfermedades crónicas, la adicción tiene un componente hereditario. Aunque el abuso y la dependencia de sustancias no son «curables», los síntomas se pueden controlar; De manera similar, las personas, incluidas las entrevistadas en nuestra investigación, han desradicalizado y abandonado a los grupos extremistas y han abandonado las ideologías extremistas (Brown et al., 2011). Y, como individuos que se vuelven dependientes de sustancias,las personas que se han desradicalizado informan que se sienten atraídos o arrastrados al extremismo violento años, o incluso décadas, más allá de su participación en grupos extremistas.

5. Comorbilidad psiquiátrica

Las personas con dependencia de sustancias tienen altas tasas de otras afecciones psiquiátricas. En un estudio fundamental, Regier et al. (1990) analizaron datos del estudio Epidemiologic Catchment Area, que evaluó diagnósticos de salud mental recientes y de por vida en más de 20 000 personas que residen en los Estados Unidos. Entre las personas con un trastorno por consumo de alcohol, el 36,6 por ciento calificaba para cualquier trastorno de salud mental, incluida la esquizofrenia, los trastornos afectivos y de ansiedad o el trastorno de personalidad antisocial. Para aquellos con problemas de uso de drogas no alcohólicas, el 53 por ciento calificó para un diagnóstico de por vida de cualquier trastorno de salud mental. Esto se compara con el 22.5 por ciento de los encuestados que calificaron por tener algún trastorno de salud mental de por vida además del consumo de alcohol.

Nuestro estudio de extremistas nacionalistas predominantemente blancos documentó que 17 de los 32 individuos reportaron problemas de salud mental en el pasado que representaron obstáculos a lo largo de la vida del individuo. Algunos identificaron síntomas, como una ira abrumadora, como impulsores de su unión a organizaciones extremistas. También se mencionaron el trauma o trastorno de estrés postraumático, el uso de sustancias y los problemas de salud física, aunque con menor frecuencia (Brown et al., 2021).

Otros estudios también han observado este patrón. Harris-Hogan, Dawson y Amarasingam (2020) notaron que había una tasa sorprendentemente alta de condiciones psiquiátricas en su estudio de yihadistas domésticos en Australia y Canadá, especialmente entre aquellos que actuaron por su cuenta. Además, Bubolz y Simi (2019) realizaron entrevistas en profundidad con 44 supremacistas blancos y encontraron que el 57 % de su muestra informó haber tenido problemas de salud mental antes o durante su participación en actividades extremistas, y el 62 % informó haber intentado o consideró seriamente el suicidio. Los investigadores también encontraron que el 73 por ciento de los encuestados informaron antecedentes de problemas con el alcohol o las drogas ilegales, y el 59 por ciento informaron antecedentes familiares de enfermedades mentales (Bubolz y Simi, 2019). En comparación, según el Instituto Nacional de Salud Mental, a partir de 2019, alrededor del 16 por ciento de la población de los Estados Unidos sufre algún tipo de enfermedad mental (Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, 2018). Bubolz y Simi (2019) concluyeron su estudio señalando queLas personas con problemas de salud mental pueden sentirse atraídas por causas extremistas debido a las similitudes ideológicas con ciertos tipos de síntomas de salud mental, como paranoia, niveles elevados de ira y una sensación de persecución (p. 1).

6. El papel de las relaciones sociales

Las relaciones sociales juegan un papel crítico tanto en la dependencia de sustancias como en el odio. Las relaciones sociales impactan el uso de sustancias de dos maneras. En primer lugar, las conexiones sociales con las personas que consumen drogas desempeñan un papel fundamental a la hora de motivar a las personas a iniciar el consumo y brindan un acceso fundamental tanto a las drogas lícitas como a las ilícitas (Guise et al., 2017; Mundt, 2011). En segundo lugar, a medida que el uso de drogas de un individuo se convierte en abuso y adicción, las relaciones sociales evolucionan para sostener este uso a medida que se profundizan las conexiones con otros usuarios de drogas y se debilitan las relaciones con los no usuarios de drogas (ver Henneberger, Mushonga y Preston, 2021, para una revisión sistemática sobre este tema).

Factores similares se manifiestan en quienes practican el odio y el extremismo violento. Muchos estudios han caracterizado cómo la radicalización en grupos extremistas es un acto inherentemente social y fuertemente influenciado por las conexiones con otros que ya se han radicalizado o que se están corradicalizando (Bastug, Douai y Akca, 2020; Helmus, 2009; Sageman, 2004). Del mismo modo, a medida que se profundizan los puntos de vista y los comportamientos extremistas de las personas, reemplazan a los miembros de las redes sociales que podrían cuestionar su participación en el extremismo violento con otros que ayudan a respaldar la justificación cognitiva para experimentar agravios y buscar y ejecutar represalias vengativas (Bélanger, 2021). El estigma social asociado a aquellos con puntos de vista odiosos aleja aún más a aquellos que podrían ejercer una influencia positiva.

7. Patrones en Determinantes Geográficos

Los trastornos por uso de sustancias se agrupan geográficamente; por ejemplo, mientras que las tasas nacionales de mortalidad por trastornos por consumo de alcohol disminuyeron entre 1980 y 2014, en dos tercios de los condados de EE. UU. aumentó la mortalidad por trastornos por consumo de alcohol (Dwyer-Lindgren et al., 2018). Un campo emergente de investigación examina los determinantes sociales de la salud y busca describir las características de las comunidades en las que se agrupan los trastornos por uso de sustancias. Independientemente de los atributos personales, las características del vecindario, como el ingreso medio del vecindario en el que vive una persona y la distribución de los ingresos dentro de un vecindario, se correlacionan con el uso de sustancias (p. ej., Galea, Alegria y Chen, 2007) y los trastornos por uso de sustancias. (Molina, Alegría y Chen, 2012). Capital de recuperaciónes un término que se refiere a los recursos individuales y sociales de una persona que pueden ayudarla a iniciar y mantener la recuperación de la dependencia de sustancias (Cloud y Granfield, 2008). Los atributos del vecindario, incluidas las percepciones de seguridad, son parte del capital de recuperación y afectan los resultados del tratamiento (Evans et al., 2014).

Inspirado en la teoría de la ventana rotade control del crimen (Wilson y Kelling, 2016) que enfatiza una amplia variedad de indicadores observables de desorden y su relación con el crimen, la investigación ha identificado concentraciones geográficas de grupos de odio en los Estados Unidos (Goetz, Rupasingha y Loveridge, 2012; Jefferson y Pryor, 1999; Medina et al., 2018). Medina y sus colegas (2018) identifican «regiones de odio» en los Estados Unidos tanto en la costa oeste como en la costa este y en el centro de los Estados Unidos, y postulan que «menos diversidad, más pobreza, menos cambios de población y menos educación se correlacionan con más grupos de odio» (p. 1015). En la investigación relacionada de nuestro equipo, aprendimos cómo la falta de exposición a la diversidad y las percepciones de marginación contribuyeron a las decisiones individuales de unirse a grupos extremistas (Brown et al., 2021). Estos son tanto atributos basados en el lugar como pueden considerarse vulnerabilidades individuales. Una rica historia de investigación ha descrito la importancia de la segregación residencial en la producción de disparidades raciales (Williams y Collins, 2001) y la limitación de la movilidad socioeconómica (Pais, 2017). La segregación está íntimamente ligada a la exposición a la diversidad; de hecho, uno de los principales índices utilizados para medir la segregación en las comunidades estadounidenses es un índice de exposición que operativiza el grado de contacto potencial entre los miembros de grupos minoritarios y mayoritarios dentro de los vecindarios (Massey y Denton, 1988). 2001) y limitando la movilidad socioeconómica (Pais, 2017). La segregación está íntimamente ligada a la exposición a la diversidad; de hecho, uno de los principales índices utilizados para medir la segregación en las comunidades estadounidenses es un índice de exposición que operativiza el grado de contacto potencial entre los miembros de grupos minoritarios y mayoritarios dentro de los vecindarios (Massey y Denton, 1988). 2001) y limitando la movilidad socioeconómica (País, 2017). La segregación está íntimamente ligada a la exposición a la diversidad; de hecho, uno de los principales índices utilizados para medir la segregación en las comunidades estadounidenses es un índice de exposición que operativiza el grado de contacto potencial entre los miembros de grupos minoritarios y mayoritarios dentro de los vecindarios (Massey y Denton, 1988).

Trascendencia

La dependencia de sustancias y el extremismo violento se manifiestan de formas únicas, pero ambos comparten varios factores que aumentan la vulnerabilidad individual y perpetúan los patrones de conductas dañinas. En la medida en que existan tales similitudes, podría haber oportunidades únicas para aplicar las lecciones de la investigación y el tratamiento de la adicción a los esfuerzos para contrarrestar el odio y el extremismo violento.

Implicaciones para la prevención

Hay una larga historia de investigación que busca prevenir el uso indebido de sustancias actuando sobre lo que parecen ser impulsores causales fundamentales de dicho comportamiento. Tres temas de esta investigación son relevantes para el extremismo violento y podrían ayudar con los esfuerzos de prevención primaria que se enfocan en reducir el grupo de personas que son potencialmente vulnerables al reclutamiento extremista. En primer lugar, existe evidencia convincente de que la intervención temprana tiene efectos a largo plazo sobre el consumo de sustancias. Uno de los mejores ejemplos es el Good Behavior Game (GBG), una intervención en el aula para niños de primer grado que puede reducir el abuso y la dependencia de sustancias en la edad adulta joven. También se ha demostrado que GBG reduce el riesgo de cometer delitos violentos por parte de quienes participan en el juego (Kellam et al., 2008). Combinar intervenciones de tipo GBG con esfuerzos que expongan a los niños a compañeros de otras razas,

En segundo lugar, entre los adolescentes, externalizarlos síntomas de salud mental (p. ej., conductas perturbadoras e hiperactividad) predicen el uso futuro de sustancias (Fergusson, Horwood y Ridder, 2005; Goodman, 2010) y, por lo tanto, el tratamiento de los síntomas de externalización podría ser eficaz para prevenir el uso de sustancias. La identificación y el tratamiento temprano de los problemas de salud mental podrían prevenir la violencia y el extremismo, pero no está claro si el tratamiento de salud mental basado en la evidencia para quienes lo necesitan alterará o cambiará de forma independiente sus creencias en ideologías de odio. Finalmente, identificar las características estructurales de los vecindarios que contribuyen al uso indebido de sustancias y al extremismo y abordarlos directamente también podría ser una estrategia de prevención crítica, pero se necesita investigación adicional para examinar los efectos de las iniciativas específicas geográficamente en ambos conjuntos de resultados (por ejemplo, Siegfried y Parry , 2019).

Implicaciones para la desconexión y la desradicalización

La prevención del abuso de sustancias también incluye esfuerzos de prevención secundaria que se enfocan en la detección temprana. Debido a que la adicción es una condición crónica, se alienta a los proveedores de atención médica a que la evalúen de manera rutinaria como lo hacen con otras condiciones crónicas (McLellan et al., 2000). Para la adicción, esto a menudo se hace en entornos de atención médica, pero también por familiares y amigos. Nuestra investigación también sugiere que se necesitan más esfuerzos para ayudar a los padres y familias en riesgo a reconocer y reaccionar ante los signos de radicalización extremista.

Gran parte de la mitigación del abuso de sustancias se centra en la prevención terciaria; es decir, intervenir una vez que la condición crónica ya se ha afianzado. Los esfuerzos para ayudar a las personas a desconectarse de las redes sociales extremistas y, en última instancia, desradicalizarse son nuevos, pero podrían beneficiarse de la integración de enfoques que han tenido éxito en el tratamiento de los trastornos por uso de sustancias. Entre aquellos con trastornos por uso de sustancias, la «preparación para cambiar» de una persona es fundamental para que el tratamiento sea efectivo (Henderson, Saules y Galen, 2004). La entrevista motivacional es una intervención de bajo contacto basada en la evidencia que podría aumentar la preparación de los individuos para el cambio (Smedslund et al., 2011); es un enfoque de no confrontación que podría ser útil para las personas en grupos extremistas o con ideologías asociadas para tender un puente hacia esfuerzos de desradicalización más intensos. Además, conceptualizar la adicción como una condición crónica exige que se cubra de manera similar a otras condiciones crónicas: el tratamiento de abuso de sustancias basado en evidencia debe incluir regímenes de atención continua sin límites ni restricciones, especialmente cuando las personas recaen. Las luchas que enfrentan las personas después de desradicalizarse son tan importantes como lo son para quienes se están recuperando del consumo de sustancias: Podrían necesitarse apoyos continuos, que podrían incluir apoyos económicos y de salud mental, para desalentar el regreso a la participación en el extremismo. Finalmente, a quienes buscan tratamiento para la adicción se les pide rutinariamente que dejen atrás sus redes sociales de consumidores de drogas y amplíen las relaciones con familiares y amigos que no consumen drogas (Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, 2018). El tratamiento de abuso de sustancias basado en la evidencia debe incluir regímenes de atención continua sin límites ni restricciones, especialmente cuando las personas recaen. Las luchas que enfrentan las personas después de desradicalizarse son tan importantes como lo son para quienes se están recuperando del consumo de sustancias: Podrían necesitarse apoyos continuos, que podrían incluir apoyos económicos y de salud mental, para desalentar el regreso a la participación en el extremismo. Finalmente, a quienes buscan tratamiento para la adicción se les pide rutinariamente que dejen atrás sus redes sociales de consumidores de drogas y amplíen las relaciones con familiares y amigos que no consumen drogas (Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, 2018). El tratamiento de abuso de sustancias basado en la evidencia debe incluir regímenes de atención continua sin límites ni restricciones, especialmente cuando las personas recaen. Las luchas que enfrentan las personas después de desradicalizarse son tan importantes como lo son para quienes se están recuperando del consumo de sustancias: Podrían necesitarse apoyos continuos, que podrían incluir apoyos económicos y de salud mental, para desalentar el regreso a la participación en el extremismo. Finalmente, a quienes buscan tratamiento para la adicción se les pide rutinariamente que dejen atrás sus redes sociales de consumidores de drogas y amplíen las relaciones con familiares y amigos que no consumen drogas (Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, 2018). Las luchas que enfrentan las personas después de desradicalizarse son tan importantes como lo son para quienes se están recuperando del consumo de sustancias: Podrían necesitarse apoyos continuos, que podrían incluir apoyos económicos y de salud mental, para desalentar el regreso a la participación en el extremismo. Finalmente, a quienes buscan tratamiento para la adicción se les pide rutinariamente que dejen atrás sus redes sociales de consumidores de drogas y amplíen las relaciones con familiares y amigos que no consumen drogas (Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, 2018). Las luchas que enfrentan las personas después de desradicalizarse son tan importantes como lo son para quienes se están recuperando del consumo de sustancias: Podrían necesitarse apoyos continuos, que podrían incluir apoyos económicos y de salud mental, para desalentar el regreso a la participación en el extremismo. Finalmente, a quienes buscan tratamiento para la adicción se les pide rutinariamente que dejen atrás sus redes sociales de consumidores de drogas y amplíen las relaciones con familiares y amigos que no consumen drogas (Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, 2018).[3] El mismo consejo se aplica a quienes abandonan el extremismo violento; nuestra investigación indica que mantenerse «limpio» del odio y el extremismo también requiere una red de apoyo de personas con ideas afines (Brown et al., 2021).

Conclusión

Aunque la investigación sobre los procesos neuronales, psicológicos y sociales que subyacen al extremismo violento no está tan bien desarrollada como el estudio de la dependencia de sustancias y el tratamiento relacionado, la evidencia actual sugiere que estos comportamientos podrían compartir causas subyacentes y posibilidades de mitigación similares. Si bien el extremismo violento prevalece menos que la dependencia de sustancias, la polarización política en los Estados Unidos parece estar en aumento junto con las percepciones de agravios asociados con esa polarización. Lamentablemente, esto podría brindarnos más oportunidades para estudiar el atractivo de las represalias vengativas y el extremismo violento en el futuro.

Mientras tanto, sería prudente mirar hacia atrás a los intentos de luchar contra el terrorismo y los intentos de contrarrestar la dependencia de sustancias. En ambos casos, los enfoques punitivos que estigmatizan o marginan aún más a estas personas a menudo parecen fracasar, lo que hace que el problema empeore. Y, en ambos casos, los nuevos enfoques que incorporan el enfoque comunitario, la reducción de daños y el perdón radical se muestran prometedores para abordar lo que han sido problemas persistentes y recalcitrantes. Por supuesto, debe haber consecuencias negativas por el comportamiento dañino, pero parece que demasiado castigo (o poco apoyo) podría alimentar el ciclo de retribución vengativa que es fundamental para impulsar el extremismo doméstico.

notas

  • [1] El uso indebido de sustancias comparte gran parte de la neurobiología y las características psicológicas y sociales de otras adicciones, como el juego y la adicción al sexo. Nos enfocamos en el abuso de sustancias en este informe porque la evidencia de este comportamiento adictivo está muy bien desarrollada.
  • [2] La analogía clásica es el perro de Pavlov, que salivaba en respuesta a una campana que había sido emparejada previamente con comida (Pavlov, 1927).
  • [3] Como señala el Instituto Nacional de Abuso de Drogas en sus Principios para el tratamiento de la adicción a las drogas , « Los adolescentes también son especialmente sensibles a las señales sociales, y los grupos de compañeros y las familias tienen una gran influencia durante este tiempo. Por lo tanto, los tratamientos que facilitan la participación positiva de los padres , integrar otros sistemas en los que participa el adolescente (como la escuela y el atletismo), y reconocer la importancia de las relaciones prosociales entre pares se encuentran entre los más efectivos» (2018, pp. 18-19).

Detalles del documento

Autor: Fernando Vaccotti

Field Security Officer OIM AMCA Venezuela. Consultor Privado. Experto en Seguridad Internacional. Security Consulting Services & Solutions. Consultor Experto en Seguridad WFP (Programa Mundial de Alimentos ONU). Soluciones en Seguridad Multidimensional. Pensando soluciones fuera de la caja. Out of box thinking.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.