Uruguay tiene una estadística de homicidios «apabullante, tremenda».

Publicado en SUBRAYADO, 09 de Mayo 2022, Uruguay.

Según Germán Aller, aseguró que el fenómeno refiere a un desarrollo de verdaderas subculturas criminales y es imitativo.

El Director del Instituto de Derecho Penal y Criminología de la Facultad de Derecho, Dr. Germán Aller dijo a Subrayado Tarde que el nivel de homicidios en Uruguay sigue subiendo y explicó las características de las organizaciones criminales.

Según Aller, existe un aumento de la violencia en nuestro país. Indicó que, «más allá de que homicidios horrorosos, tenebrosos siempre ha habido pero, en este caso creo que hay una exacerbación, que hay un aumento”. Y agregó: “tampoco podemos guiarnos meramente por lo ocurrido en un mes, hay que tomar una escalada”.

Para el criminólogo, desde que comenzó el siglo XIX, «el homicidio ha ido aumentando incesantemente”. Explicó que esto no implica que haya momentos de baja, el tema es que luego retoma de forma pujante. “Este tipo de escalada no la frena un mayor patrullaje policial”, aseguró.

Según estudios, Uruguay es un país con una estadística de homicidios “apabullante, tremenda”, que ha ido «in crescendo» a lo largo de las décadas. “Yo creo que más allá de la idea de ajustes de cuentas y ejecuciones entre bandas criminales y disputas por terreno y el tema de la droga que es sumamente complicado, yo creo que también asistimos, pero habría que estudiarlo mucho más a fondo, pero estoy convencido a un fenómeno sub-cultural”, apuntó.

Un operativo de la Policía uruguaya de allanamiento

El fenómeno refiere a un desarrollo de verdaderas subculturas criminales, bandas o grupos criminales que no solo se ejecutan entre ellas sino que además de eso se da otra situación, y es que quieren ir ganando ciertos terrenos, explicó.

Según el criminólogo, la delincuencia está más organizada y hay un abatimiento de valores. “Esto es algo que lo destaco siempre, porque a veces el ciudadano puede pensar que el delincuente es la negación de todos los valores, porque detesta parte de nuestro estilo de vida o lo quiere tener y entonces lleva a cabo conductas anti sociales pero, eso no quita que en realidad también tenemos una pérdida”.

Aller destacó que la situación de la pandemia también influyó, “no se puede desconocer criminológicamente ese factor como de incidencia”. Además entiende que hay que hacer un trabajo que no solo incluya a los policías, al Ministerio del Interior, a los jueces penales y a las leyes sino que es un trabajo social y educativo de fondo.

«Tenemos buenos técnicos, buenos expertos pero de repente no tienen los insumos adecuados o no están colocados en los lugares estratégicos», indicó. Para Aller, hay que restablecer o recrear «frenos inhibidores» que no sean los uniformes de los policías, sino que hay que partir de una premisa básica que es: matar o hurtar está mal. Según el experto, no se le puede colocar al policía la responsabilidad de inhibir delitos que “no tiene manera física de estar allí”.

Consultado sobre si los casos ocurridos días pasados tienen algún arraigo en otros países o son similares a organizaciones que puedan estar ingresando en Uruguay, indicó: “nosotros no fabricamos el delito, es un fenómeno, ya desde el siglo XIX se ve claramente como un fenómeno imitativo”. Tiene ciertas características propias, «el delincuente se maneja como si fuera una actividad lícita”, destacó, con un formato como costo-beneficio.

Consultado sobre el perfeccionamiento de los presos durante su estadía en la cárcel y el vínculo con presos extranjeros, dijo que esa situación se da pero no siempre es así. Ocurre sobre todo en las centros penitenciarios de la zona fronteriza. Allí se encuentran diferentes estilos y modas de delinquir. “También Uruguay exporta criminales o delincuentes y los podemos ver operar en países como Italia, España o asociados con argentinos, paraguayos, brasileros”, destacó.

Opinión :

Encuentro acertados los comentarios y el abordaje que presenta Aller, y tengo muy presente que es un estudioso de estos fenómenos. La realidad latinoamericana es tan dura en materia de criminalidad que solamente basta con explorar un poco las dinámicas de las evoluciones de los distintos tipos de crímenes que se cometen ahora y desde hace décadas o mejor dicho, que forman parte de una Historia muy cruel a nivel continental.

Si bien hoy se habla mucho del tema bandas criminales – lo he escrito y expresado en varios medios desde hace tiempo-, y de la influencia por imitación de los comportamientos delictivos de las tribus urbanas devenidas en verdaderos carteles o micro carteles, la aparición de estos colectivos se fue dando de manera paulatina en el sur del continente y finalmente entró con fuerza en nuestro país a raíz de todos los factores vinculantes de la delincuencia, como ser el narcotráfico, la trata, el contrabando de todo tipo de mercaderías, el mercado negro de armas, la prostitución, el turismo sexual fomentado en algún momento en nuestro país, la migración ilegal, y para no dejarlo de lado, el tema de la magnitud gigante de las redes sociales y los medios de comunicación masivos que hoy nos bombardean con todo tipo información.

Las luchas por control territorial dentro de Montevideo, Minas, San Carlos, Rivera, Artigas, cercanías del Chuy, Colonia, para nombrar los más sonados casos de enfrentamientos, nos pueden servir para analizar causas de todo esto.

A primera vista se puede confundir cualquier persona no informada pensando que el combate debería ser más sencillo de lo qué realmente es, pero generalmente no se tiene toda la información a mano sobre estas bandas, sobre las mafias que habitan en las cárceles, y para culminar, en nuestro país se politiza todo, cuando lo que parece más sensato es que estas políticas de Seguridad sean Hojas de Ruta de Estado, que se seleccionen a los mejores intérpretes y operadores de la seguridad pública para obtener resultados y más allá de todo intentar por una vez una suerte de acuerdo social o como sea que se le pueda llamar a un proceso de pacificación interno, porque la sociedad no está en paz.

De la información diseminada en las redes se nutren muchos o la mayoría de los que se van insertando de a poco en el mal llamado submundo de la delincuencia, pues realmente es un mundo aparte, pero mundo al fin. Un mundo de complejidades extremas para leerlo y entenderlo, con códigos muy particulares y valores que evidentemente se alejan cada vez más de lo que han sido los valores éticos tradicionales de nuestra sociedad.

Combatir este fenómeno resulta imperativo. Pero el combate debe ser inteligente, pues se trata de desactivar mentalidades y regenerar sub-culturas que ya se han casi enquistado. Por medio del uso de la fuerza se puede contener evidentemente este tipo de ola de delincuencia, pero las soluciones necesariamente deben ser más profundas.

Se está frente a grupos de jóvenes – porque en ese mundo el que llega vivo a los 25 años es un verdadero héroe y seguramente debe tener una lista larga de crímenes cometidos- y no es un hecho menor el llegar a comprender la mentalidad, la jerga tan particular que utilizan en su vida y descifrar el por qué de su accionar delincuencial.

Ejemplos como los de El Salvador, en dónde se han realizado en los últimos meses millares de arrestos de integrantes de diferentes «maras» y los han hacinado en cárceles que no tienen las condiciones básicas para vivir, los han mezclado entre bandas, y otras medidas de ese estilo, no van a conducir a crear cambios culturales, que son los que se necesitan para intentar revertir este proceso.

Por eso se tiene que tener una mirada amplia, estratégica y profesional para lograr en definitiva buenos resultados y evitar más fracasos en las políticas de seguridad pública, ciudadana y en definitiva , de seguridad humana.

Por Fernando Vaccotti, 12 de mayo 2022.

Autor: Fernando Vaccotti

Former Field Security Officer OIM AMCA Venezuela. Consultor Privado. Experto en Seguridad Internacional. Security Consulting Services & Solutions. Consultor Experto en Seguridad WFP (Programa Mundial de Alimentos ONU). Field Security Officer en OIM ONU -Migración. Soluciones en Seguridad Multidimensional. Pensando soluciones fuera de la caja. Out of box thinking.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.