Los peregrinos que se ponen máscaras faciales y observan el distanciamiento social comienzan a llegar a La Meca para Haj

AP 29 julio 2020

En esta foto publicada por el Ministerio de Medios de Comunicación de Arabia Saudita, el personal de seguridad espera mientras llega un número limitado de peregrinos, manteniendo el distanciamiento social para limitar la exposición y la posible transmisión del coronavirus, en la Gran Mezquita de Makkah el miércoles.  - a través de AP
En esta foto publicada por el Ministerio de Medios de Comunicación de Arabia Saudita, el personal de seguridad espera mientras llega un número limitado de peregrinos, el distanciamiento social para limitar la exposición y la posible transmisión del coronavirus, en la Gran Mezquita de Makkah el miércoles – a través de AP

Los peregrinos, vestidos con máscaras faciales y moviéndose en pequeños grupos después de días de aislamiento, comenzaron a llegar a Makkah el miércoles para comenzar una experiencia de Haj históricamente única y reducida, remodelada por la pandemia de coronavirus.

El Haj, tanto física como espiritualmente exigente, tiene la intención de lograr una mayor humildad y unidad entre los musulmanes.

En lugar de pararse y rezar hombro con hombro en un mar de personas de diferentes ámbitos de la vida, los peregrinos este año se distancian socialmente: se separan y se mueven en pequeños grupos de 20 para limitar la exposición y la posible transmisión del coronavirus.

La peregrinación es un viaje que los musulmanes experimentan tradicionalmente con sus familiares. En años pasados, era común ver a hombres empujando a sus padres ancianos en sillas de ruedas para ayudarlos a completar el Haj, y padres cargando a niños en sus espaldas. El sentimiento comunitario de más de 2.5 millones de personas de todo el mundo rezando, comiendo y arrepintiéndose juntos ha sido parte de lo que hace que Haj sea una experiencia desafiante y gratificante como ninguna otra.

Este año, sin embargo, los peregrinos comen comidas preempaquetadas solas en sus habitaciones de hotel y rezan a distancia unos de otros. El gobierno saudita está cubriendo todos los gastos de viaje, alojamiento, comidas y atención médica de los peregrinos.

Si bien la experiencia es muy diferente, sigue siendo una oportunidad para que los peregrinos limpien los pecados pasados ​​y profundicen su fe.

Ammar Khaled, un peregrino indio de 29 años que nació y creció en Arabia Saudita, dijo que aunque está solo en Haj, está orando por sus seres queridos.

“Las palabras no son suficientes para explicar cuán bendecido me siento y cuán asombrosos han sido los arreglos”, dijo Khaled. “Han tomado todas las precauciones posibles”.

Por primera vez en la historia de Arabia Saudita, el gobierno prohibió a los musulmanes ingresar al reino desde el extranjero para realizar Haj para limitar la exposición al coronavirus.

En cambio, tan solo 1,000 personas que ya residen en Arabia Saudita fueron seleccionadas para participar en el Haj este año. Dos tercios son residentes extranjeros de entre las 160 nacionalidades diferentes que normalmente habrían estado representadas en el Haj. Un tercio son personal de seguridad saudita y personal médico.

A los peregrinos se les realizó una prueba de detección del coronavirus, se les entregaron pulseras que se conectan a sus teléfonos y monitorean su movimiento y se les pidió que pusieran en cuarentena en su hogar y en sus habitaciones de hotel en Makkah antes del inicio del Haj el miércoles.  - Ministerio de medios saudita a través de AP
A los peregrinos se les realizó una prueba de detección del coronavirus, se les entregaron pulseras que se conectan a sus teléfonos y monitorean su movimiento y se les pidió que pusieran en cuarentena en su hogar y en sus habitaciones de hotel en Makkah antes del inicio del Haj el miércoles. – Ministerio de medios saudita a través de AP

Los peregrinos, que fueron seleccionados después de presentar su solicitud a través de un portal en línea, debían tener entre 20 y 50 años de edad, sin enfermedades terminales y sin síntomas del virus. Se dio preferencia a aquellos que no han realizado el Haj antes.

A los peregrinos se les realizó una prueba de detección del coronavirus, se les entregaron pulseras que se conectan a sus teléfonos y monitorean su movimiento y se les pidió que pusieran en cuarentena en su hogar y en sus habitaciones de hotel en Makkah antes del inicio del Haj el miércoles. También deberán poner en cuarentena durante una semana después de que el Haj concluya el domingo.

Makkah fue sellado durante meses antes del Haj, y la peregrinación más pequeña de Umrah durante todo el año fue suspendida a principios de este año, con los peregrinos que ya estaban en la ciudad en ese momento volando de regreso a casa.

A los medios internacionales no se les permitió cubrir el Haj desde Makkah este año. En cambio, el gobierno saudí transmitió imágenes en vivo desde la Gran Mezquita el miércoles que muestran un número limitado de peregrinos, moviéndose a varios pies de distancia, rodeando la Kaaba en los primeros rituales de Haj.

Este año, los peregrinos solo podrán beber agua del pozo Zamzam que se envasa en botellas de plástico. Los guijarros para arrojar el mal que generalmente son recogidos por los peregrinos a lo largo de las rutas del Haj serán esterilizados y empacados con anticipación.

A los peregrinos también se les han dado sus propias alfombras de oración y ropa especial para usar durante el Haj con tecnología nano de plata que, según las autoridades saudíes, ayuda a matar bacterias y hace que la ropa sea resistente al agua. También se les proporcionaron paraguas para protegerlos del sol, toallas, jabones, desinfectantes y otros elementos esenciales, así como sesiones en línea en diferentes idiomas sobre qué esperar sobre el Haj y las regulaciones vigentes.

“El reino de Arabia Saudita necesita implementar estas medidas para que podamos aprender de esta experiencia”, dijo el Dr. Hanan Balkhy, experto en enfermedades infecciosas de Arabia Saudita y funcionario de la Organización Mundial de la Salud.

“El reino y el mundo aprenderán juntos cuáles son las mejores formas de mitigar la transmisión durante este tipo de eventos”, dijo Balkhy, subdirector general de la división de resistencia a los antimicrobianos en la sede de la OMS en Ginebra, que ha trabajado en misiones anteriores del Haj.

Fuente: Dawn.com

Autor: Fernando Vaccotti

Consultor Privado. Experto en Seguridad Internacional. Security Consulting Services & Solutions. Consultor Experto en Seguridad WFP (Programa Mundial de Alimentos ONU). Soluciones en Seguridad Multidimensional. Pensando soluciones fuera de la caja. Out of box thinking.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .